A finales de Junio, en San Javier se revive el antiguo ritual de Los Yarituses.
A finales de Junio, en San Javier se revive el antiguo ritual de Los Yarituses.

La expresión cultural de Los Yarituses, es considerada milenaria. Aunque no se cuenta con registros que daten sus inicios, salvo por relatos orales que se han ido transmitiendo de generación a generación; con el paso de los siglos, el ritual se ha mantenido vigente con todas sus características. Por sus cualidades, el año 2017 recibió la declaratoria de “Patrimonio Cultural e Inmaterial del Estado Plurinacional de Bolivia” y está encaminada a recibir de la UNESCO el título de “Patrimonio Mundial de la Humanidad”.
Según relatos, esta danza se originó con la adoración al “Nupayarés“ o “Piyo Sagrado”, ritual que los antiguos Piñocas (antepasados de esas tierras) realizaban en agradecimiento por la buena temporada de cosecha, cacería y pesca.
Los antepasados Piñocas vivían en armonía con la naturaleza. Según su cosmovisión, creían en la existencia de los Jichis, respetaban y cuidaban su entorno, de ahí el favorecimiento para conseguir el sustento diario.
Cuando los Misioneros Jesuitas fundaron las misiones (1691) les permitieron a los indígenas continuar con el ritual, mezclándola con la religión introducida por los religiosos, manteniéndose por siempre su ayer indígena, adoradores del Nupayares. Posteriormente, ya evangelizados, Los Piñocas siguieron las doctrinas católicas, venerando a San Pedro y San Pablo cuya festividad, de acuerdo al Calendario Católico, coincidía con el agradecimiento a la naturaleza por los favores. De esta manera se  generó un sincretismo cultural y religioso que se mantiene intacto aún hoy.
En la Población Misional de San Javier, los danzantes Yarituses y Abuelos se preparan para revivir esta antigua tradición, que llena de colorido las diferentes arterias de la población, por donde realizarán la procesión acompañando las imágenes de los santos Pedro y Pablo.
Promesa o devoción, son los motivos por los cuales en la actualidad los danzantes participan del ritual.
El presente año, el viernes 28 se realizó la serenata y noche cultural en el templo misional y el atrio.
Sábado 29, a las 07 de la mañana, se inició la festividad, en el antiguo centro ritual, donde los danzantes realizaron la ceremonia de la vestimenta, colocándose sus atuendos, para posteriormente partir hacia el Templo Misional, donde se realizó la celebración religiosa, Misa y Procesión, en honor a San Pedro.
El Domingo 30 concluyen las actividades culturales, religiosas y sociales, en honor a San Pedro y San Pablo con la Feria Productiva en la plaza principal.

Fuente: Magno Cornelio / Periodista / San Javier


Descubre más desde RADIO EL CACIQUE

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.