En este momento estás viendo Protagonista y testigo de las transformaciones que han sucedido en la historia de San José
Protagonista y testigo de las transformaciones que han sucedido en la historia de San José

La Unidad Educativa Felipe Leonor Ribera, desde su creación en 1941 hasta nuestros días, desempeña una labor esencial en la sociedad josesana.
La Lic. bella Esther Paredes Ramos ha escrito una reseña histórica que a su solicitud la publicamos por este medio de comunicación.

Revisando fotografías en sepia, cian, colores definidos o blanco y negro, encontramos profesores y estudiantes que formaron parte de esta hermosa comunidad educativa, quienes, con el impulso recibido llegaron muy lejos en sus emprendimientos personales o en su formación profesional.
Para poner en contexto la importancia del primer establecimiento educativo, en la vida social de esta localidad, lo relacionaremos con la historia de nuestro país, porque no somos un burbuja para Bolivia, a pesar de que vivíamos en el letargo, el olvido y éramos un pueblo desconocido para la República de aquel entonces, cuando se comenzó a gestar la idea de formar un centro educativo, para niñas y niños josesanos.
En el año 1940, las heridas por la reciente contienda bélica ocurrida en los candentes arenales del Chaco, no habían cicatrizado. Aún se sentía el dolor de la guerra. En San José, como en todo el territorio nacional, los excombatientes no despertaban de esa terrible pesadilla, mientras que los gobernantes, entre los que podemos mencionar a David Toro Ruilova, Germán Busch, Carlos Quintanilla y Enrique Peñaranda del Castillo, se disputaban el sillón presidencial con derrocamientos y levantamientos populares. Costaba atender las necesidades de los pueblos, especialmente en Salud y Educación.
Esa ausencia de la Patria en tierras bajas del Este, despertó iniciativas de ciudadanos y autoridades del pueblo josesano, de aquel entonces, autoridades elegidas en reuniones sociales, pero sin recursos asignados por el Estado y un cargo Ad Honorem; ideas entre las principales podemos señalar la prioridad a la formación educacional de sus habitantes, continuando la obra de Don Juan Gerike, un ciudadano Alemán que llegó hasta esto lares, se aquerenció de él y se quedó dejando sus huesos en esta tierra y una notable familia.
Con las gestiones del entonces Diputado Nacional por la Provincia Chiquitos, Dr. Luis Saavedra Suárez se logró adquirir un inmueble para que funcione la primera escuela en el año 1941.
Hasta esa primera escuela del pueblo, llamada también Municipal, con techo y patio colonial, además de plantaciones de frutales, las niñas y niños josesanos asistían para recibir las clases. Diariamente el edificio se llenaba de estudiantes, profesore y padres de familia, quienes formaban parte de la comunidad educativa; las niñas con el característico guardapolvo blanco, los niños con pantalón y camisa blanca, mientras que los profesores, pulcramente vestidos.
El establecimiento en sus inicios fue dirigido por el profesor Ramon Clouset, desde el año 1941. El año 1942 le sucedió en el cargo el Profesor Humberto Daza Zabala, hasta el año 1944 y desde ese año el Profesor Samuel Hurtado Suarez, quien llegó desde Motacusito, con el nombramiento de director de esta localidad, bien guardado en un portafolios negro.
El país no terminaba de acomodarse y ya se organizaba la Revolución del año 1952, liderizada por el Dr. Victor Paz Estensoro, quien dio una transformación a la vida social de los bolivianos al decretar que “La Tierra es para quien la trabaja”, Derecho al Voto Universal y Educación gratuita para mujeres, campesinos e indígenas.

12 años pasaron en Bolivia con el Gobierno de quienes llevaron adelante sus transformaciones con la revolución del 52, tratando de servir a los ciudadanos con igualdad, pero la mano de la Patria poco se sentía, en la Región Chiquitana en General y San José en particular. Los niños tenían que llevar su raja de leña al colegio para que las madres de familia puedan preparar el desayuno escolar, con la leche que llegaba como donación desde E.E.U.U..
En la población se carecía de energía eléctrica, el río Sutó era la principal proveedora de agua que no era potable pero que era consumida con ciertos cuidados caseros para evitar las enfermedades. Sin embargo, la educación en la Felipe continuó su camino formador. Directores fueron pasando dejando junto a planteles docentes semillas de conocimientos que a posteriori se convertirían en los que generarían el cambio anhelado de un pueblo sumido en la pobreza.
El programa de avance curricular llegaba desde La Paz, pero primero tenía que pasar por la Supervisión Regional de la Chiquitania asentada en San Ignacio de Velasco y la Supervisión Zonal en nuestro pueblo, cuyos contenidos en gran parte incluía realizades altiplánicas y poco de la historia de los pueblos de la región oriental de Bolivia.
En el año 1968, por el crecido número de estudiantes y a la falta de espacio para atenderlos con comodidades pedagógicas, la Alcaldía adquirió otro inmueble para desdoblar la enseñanza. En el nuevo ambiente, de la Escuela Felipe Leonor Ribera se impartiría enseñanza a niñas y en la antigua se crearía la Escuela de Varones, con el nombre de Germán Busch. Ambos establecimientos funcionarían uno a lado del otro, a una cuadra de la Plaza Principal.
En la época de la dictadura en nuestro país, llegaban algunos materiales educativos que se distribuían en las escuelas, entre ellos libros “Platero y yo” y poleras que tenían la cara del Gral. Hugo Banzer Suarez con el Slogan “Golazo mi General”.
Con el retorno de la Democracia al país, en la década de los años 80, se venía la esperanza de mejores atenciones a la educación en Bolivia. Con múltiples necesidades, los directores de los establecimientos, que hasta entonces ya se habían acrecentado en nuestro pueblo, hacían gestiones para mejorar las condiciones de maestros y estudiantes en el desarrollo del trabajo educativo.
Durante la Dirección de la Prof. Helga Kolbe de Pañoni, 1982 – 1996, la Unidad Educativa volvió a funcionar como escuela mixta (año 1987). En dicha gestión surgiría a Nivel Nacional, la Ley de Participación Popular, hecho histórico en Bolivia que fortalecería al Democracia, al otorgarle mayores recursos a los municipios para implementar proyectos, en Educación, Salud y Desarrollo Productivo.
Durante su gestión también, se inició el trámite para la construcción de la nueva escuela, luego de un estudio de necesidades que contemplaba mayor cantidad de aulas con nuevo mobiliario, con mejor iluminación y ventilación, además de comodidades para la Dirección y personal administrativo, las mismas que se carecían hasta entonces, toda vez que el edificio pasaba a ser añejo y no reunía las condiciones.
En el año 1991, en ocasión del festejo de las Bodas de Oro, la institución educativa fue condecorada, por el entonces presidente de la República, Lic. Jaime Paz Zamora, con la orden de COMENDADOR en educación.

Acogida a la jubilación la Profesora Helga Kolbe de Pañoni, le sucedió en el cargo la Prof. Consuelo Vargas de Vargas, en el año 1996. Bajo esa Dirección se concluyó la construcción del nuevo edificio escolar, en el barrio 15 de agosto. De esa forma fue que se dejó la antigua ubicación en el año 1997, la misma que se encontraba en el Casco Viejo de la ciudad, en la calle del mismo nombre de la escuela. El nuevo edificio construido para La Felipe, recibió el financiamiento del Fondo de Inversión Social y Recursos de la Participación Popular.
El año 1997, en un acto especial, que formaba parte del festejo del Tricentenario de Fundación de San José de Chiquitos, la obra fue inaugurado por el entonces alcalde Lic. Gerardo Pereira Flores y el presidente de la República, Lic. Gonzalo Sánchez de Lozada. El evento se desarrolló el 1° De mayo.
En ese mismo año se dieron cambios trascendentales en la educación del país, al implementarse la Ley Reforma Educativa. El plantel docente fue creciendo con el consecuente aumento de Items para profesores que atenderían la educación de los 3 Niveles, Básico, Intermedio y Medio, además del Pre Escolar.
La Felipe, así conocida por el apócope de su nombre extenso, con los circunstanciales directores que les tocaba encargarse de liderizar la educación, a finales de la década de los 90 e inicio del 2.000, contaba con comodidades con las cuales podía atender pedagógicamente bien a la cada vez más creciente población estudiantil.
Se Iniciaba un nuevo siglo, una década con tantos adelantos en el mundo y la población de San José continuaba en el letargo, añorando un cambio que lo pusiera a tono con el avance tecnológico, pero sobre todo tener solucionado sus problemas de servicio básicos como ser: energía eléctrica, agua potable, alcantarillado sanitario, salud y educación a la mano.
Bolivia debatía su reorganización en el umbral del siglo, problemática demandada urgentemente por los pueblos indígenas, quienes pedían a gritos mayor atención del Gobierno Central. Con fuertes enfrentamientos entre ciudadanos especialmente en el Alto de La Paz, la crisis política de Bolivia derivó en la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, con ello se vino una sucesión constitucional y el apresuramiento de las elecciones, donde asumiría la presidencia el Sr. Juan Evo Morales Ayma, gestión en la cual se escribiría una nueva etapa en la historia del país.
Vinieron nuevas gestiones municipales que atendieron las demandas de nuestra escuela, de acuerdo a sus necesidades. Fue así que se construyeron más aulas, un Centro de Computación, y techado de la Cancha Polifuncional, con cubierta metálica, para un mejor desarrollo de la práctica deportiva de los estudiantes.
Refundada Bolivia con el Nombre Estado Plurinacional de Bolivia, en enero de 2009, el país asumiría grandes cambios. Pedagógicamente, en el año 2010 se incluiría la Ley de Educación Elizardo Pérez y Avelino Siñani, que entre tantas actualizaciones exigía a los Gobiernos Municipales, mayor inversión en Educación. La Ley contenía directrices nacionales a cumplir, a la cual nuestra Unidad Educativa debería de acomodarse.
De esta manera el año 2016, año de las Bodas de Diamante, a 75 años de su creación, La Felipe conseguiría su primera Promoción de Egresados como Bachilleres Humanísticos. 7 estudiantes pasarían a la historia con ese honor de ser los primeros en concluir su formación escolar en la Unidad Pionera de la Educación en San José de Chiquitos.

Desde el 2018 se iniciaron las gestiones para que los egresados de esta Unidad Educativa obtengan el Título de Bachilleres Técnicos Humanísticos (BTH), consiguiendo que nuestros estudiantes, a partir del año 2019, al concluir la educación regular, obtengan también el Título Técnico en la especialidad de Agropecuaria, formación que es complementada con el apoyo del Instituto Erwin Rek Stemmer, institución educativa, que otorga títulos a Nivel Técnico Superior.
La actual gestión municipal, dirigida por el Ing. Marbin Barberí Céspedes, iniciada el 3 de mayo del año 2021, se han encarado trabajos recurrentes de mantenimiento, en plomería, electricidad, albañilería y jardinería. Actualmente se encuentra en plena etapa de ejecución, la construcción de Graderías para nuestro campo deportivo, el enlosetado de parte del patio, especialmente del lugar que en épocas de lluvia quedaba anegado, además de la puesta en funcionamiento de los laboratorios de Física, Química, Biología y Geografía.
Al cumplir 82 años de servicio educativo a la sociedad josesana, contamos con una infraestructura que satisface las necesidades de la comunidad educativa que forma parte de nuestra institución. Además, contamos con un plantel docente profesional en el área que permite una formación integral.
Actualmente se cuenta con 31 docentes, con diferentes especialidades, que atienden los Niveles de Primario y Secundario. Además, 6 personas complementan el trabajo educativo, quienes realizan labores administrativas y de servicio, llegando a sumar 37 las personas que prestan sus servicios en nuestra Unidad Educativa.
ESTADÍSTICAS
Personal Docente, Administrativo y de Servicio
31 docentes con Ítem Nacional
3 administrativos
2 docentes con Ítem Municipal
1 docente Con Ítem cubierto con aportes de los Padres de Familia.
Haciendo un total de 37 personas al servicio de la educación.

El estudiantado esta conformado de la siguiente manera:
45 en el Nivel Inicial
390 en el Nivel Primario
299 en el Nivel Secundario
Haciendo un total de 734 estudiantes efectivos.

Galardones
– “Compromiso por una ciudadanía segura”, reconocimiento otorgado por el Gobierno Departamental de Santa Cruz, el 14 de noviembre de 2014.
– “Gran Orden Boliviana de la Educación con el Grado de COMENDADOR”. Mayo de 1991.
– Por acoger en sus aulas a los estudiantes de la promoción 2003 del Colegio Santa Clara. Plaqueta de reconocimiento. Noviembre de 2003.
– “Escuela saludable”, certificación otorgada por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua y el Servicio Nacional para la Sostenibilidad de Servicios en Saneamiento Básico (SENASBA). Abril de 2007.
– Por los 75 años de labor educativa en San José de Chiquitos. Reconocimiento otorgado por el Concejo Social Comunitario. Mayo de 2016.
Nómina de directores de la escuela Felipe Leonor Ribera desde su creación 1941 a la fecha 2014.
1941 – Prof. Ramón Clauset
1942 – 1943 Prof. Humberto Zabala Daza
1973 – 1957 Prof. Samuel Hurtado Suárez
1958 – 1960 Prof. Ángel Mendoza
1961 – Prof. Nicanor Gericke Suarez
1962 – 1963 Prof. Isabel Antelo de Rivero
1964 – 1967 Prof. Felicia Talavera Roca
1968 – 1982 Prof. Piedades Mendoza de Justiniano
1982 – Prof. Consuelo Camacho de Suarez
1982 – 1996 Prof. Helga Kolbe de Pañoni
1996 – 2001 Prof. Consuelo Vargas de Vargas
2001 – 2003 Prof. Maida Cortez Suarez
2003 – Prof. Lilian Toledo Suarez
2003 – 2004 Prof. Carlos Montero Melgar
2004 – 2008 Prof. Angela Gloria Viruez
2009 – 2011 Prof. Fausta Vaca de Flores
2011- Prof. Consuelo Vargas de Villarroel
2012 – 2014 Prof. Manuel Salvador León Ramos.
2015 – 2017 Prof. Maritza Huanca Torrez
2018- Prof. Bella Esther Paredes Ramos

Esta prestigiosa unidad educativa ha sido el semillero de un gran número de ilustres profesionales, nobles hombre y mujeres que han contribuido y contribuyen al engrandecimiento de esta hermosa ciudad.
Autora: Lic. Bella Esther Paredes Ramos