Se organizan los ceremoniales y rituales religiosos de Semana Santa en San José de Chiquitos

La Semana Santa es la festividad religiosa más importante para el pueblo religioso y misional de Chiquitos.
Desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Pascua de Resurrección, todo el pueblo participa de los distintos ceremoniales y rituales litúrgicos en el Conjunto Misional Jesuítico y otros lugares donde tradicionalmente se escenifica la vida, pasión y muerte de Jesús de Nazareth. Por tal motivo se vienen planificando las actividades que recurrentemente se desarrollan cada año, de acuerdo a la tradición.
Una gran movilización se siente en el apacible pueblo los días de Cuaresma, previos a la festividad religiosa más importante del Calendario Cultural de la Cuna de la Cruceñidad. La dinámica participación de la feligresía josesana, en la organización, le da un ambiente de religiosidad a su vida cotidiana.
Instituciones, organizaciones o personajes que sobresalen, por la labor que desempeñan o por la forma en como expresan su fe, se preparan para recordar el sacrificio del hijo de Dios, quien fue inmolado para redimirnos de nuestros pecados.
El Cabildo
Los miembros de esta institución nativa, liderizados por el Cacique General toman un papel importante en esta ocasión, colaborando en la elaboración de las velas, la recolección de las palmas de la serranía El Riquío, para Domingo de Ramos. El Cacique ya designó a los músicos que interpretarán el redoble de tambores y flameo de las banderas del jubileo en Ramos y Pascua.
Los nativos también se encargan del arreglo de los altares en Betania y el punto de encuentro de Jesús resucitado con la virgen María, trenzando y formando arcos con cogollos de Motacú. Sus autoridades, ya preparan su característico uniforme blanco y sombrero de palma para participar en todas las celebraciones, especialmente el Miércoles Santo cuando el Corregidor porta el estandarte y la hace flamear vigorosamente después de la procesión.
Hermanos Alférez
La hermandad de los Alférez o Los Cruceros, es la organización que impone orden y disciplina en cada ceremonial, especialmente en las procesiones. Velan de que la tradición se cumpla al pie de la letra, por tal motivo están movilizados haciendo limpieza en el templo y mantenimiento a las imágenes de los Santos, Virgen María y Jesucristo, las mismas que son sacados en andas por el circuito procesional.
Los cruceros, ya preparan también sus trajes formales y la estola blanca que cubre pecho y espalda, desde el hombro izquierdo hasta la parte derecha de la cintura. La cruz mediana que complementa el uniforme, cada miembro de la hermandad la retoca y la pinta por su cuenta para tenerla lista.

Coro Parroquial y Músicos Nativos

La profesora Martha Rodríguez de Aliaga, junto a los miembros del Coro Parroquial, ya alistan guitarras. bombos, violines y órgano, instrumentos que junto a las voces angelicales de algunos artistas y religiosas del pueblo amenizan las celebraciones.

La presencia de cajeros y flauteros y solfa de la Casa de Bastón, juega un papel muy importante en la festividad, porque generaron ese ambiente de recogimiento y devoción, con sus interpretaciones musicales fúnebres. El redoble de cajas y el silbido de las flautas, con acordes usados en momentos precisos dentro de las ceremonias, ritmos que se interpretan desde hace más de tres siglos atrás, hacen remover hasta la fibra más íntima de sentimiento religioso.

Cantos como “Perdona a tu pueblo señor”, Anautiña y Salves ya se vienen ensayando.

Las organizaciones de la iglesia y los vecinos de los altares

Las señoras que son miembros de La Legión de María, Sagrado Corazón de Jesús y el Grupo Juvenil, también se involucran en las actividades de la comunidad nativa y religiosa, ellos siguen la tradición de reunirse en la parroquia para ayudar en la limpieza de la iglesia y el acomodo de las imágenes que en todas las noches de procesión salen en andas. El Nazareno con la cruz a cuestas, María Dolorosa, San Juan Apóstol, El Cristo crucificado, Jesús Resucitado, El Santo Sepulcro y la Cruz vacía. Estas imágenes que ya están siendo acondicionadas.

Los vecinos de los barrios que forman parte del circuito procesional y que viven cerca de los lugares donde se arreglan los 4 altares, están preparando los elementos necesario para que llegado el momento, se los acomode con la mayor dedicación posible.

Como lo inculcaron los padres jesuitas, la forma de armar el altar se lo realiza debajo de un toldo – cielo raso – con las inscripciones JHS.

Otros personajes

El repique de las campanas en Ramos y Pascua, además del redoble de la matraca de los Viernes Santo, se lo encargan a Juan Carlos Ignacio Román Heredia, un habilidoso y añejo personaje que desde pequeño realiza esta actividad y que con el transcurso de los años lo ha venido perfeccionando.

Ñeco, como es conocido popularmente, para esta festividad sale del anonimato y pasa a ser un personaje importante del pueblo josesano. La matraca ya la tiene lista.

El Penitente.
Carga de frente una pesada y enorme cruz, vestido con túnica blanca y con una corona espinas en la cabeza. Un morral de cuero que cuelga desde su pescuezo, sirve de asiento al Madero y un clavo semejante al que le introdujeron en las manos y pies al Nazareno, incrustado en la parte inferior de la cruz, sirve de sostén para equilibrarla.
Los Domingo de Cuaresma, el Domingo de Ramos, además de Miércoles y Jueves Santo, se turnan fieles de pelo en pecho, que se animan a cumplir promesas de esa forma.
La Semana Santa se la viene preparando en San José y se espera la visita de miles de posokas que se involucran de forma activa en cada ceremonial tradicional.

Leave a Reply

%d bloggers like this:

Mega Сайт Площадка