En este momento estás viendo Las velas artesanales de Semana Santa, cumplen un delicado proceso en su elaboración
Las velas artesanales de Semana Santa, cumplen un delicado proceso en su elaboración
En San José de Chiquitos, el Cabildo Indígena mantiene viva la tradición de la elaboración de las velas de cebo, el elemento artesanal que la feligresía porta en las manos, con el pabilo encendido, en cada procesión de Semana Santa o que es acomodado en candelabros de altares e imágenes que representan a personajes bíblicos.
Para llegar al producto final, el cual tiene una presentación muy particular, similar a la que utilizaban judíos, romanos y todo pueblo del tiempo de Jesús de Nazareth, se tienen que cumplir ciertos procedimientos, cuyos conocimientos los nativos chiquitanos lo han sabido transmitir de generación en generación, a través del tiempo, desde la época de las Reducciones Misionales de Chiquitos.
Por la forma de vida que tiene el municipio josesano, este ha sido catalogado como zona ganadera, teniendo como principal producto al ganado vacuno, del cual se extrae el cebo, materia prima para la fabricación de las velas.
Los fabricantes de este singular elemento, originarios encargados de este oficio, de un tiempo a esta parte resolvieron sustituir al Cerote (Cera del panal de la abeja) por el cebo o manteca de vaca.
Anteriormente, el cebo se recolectaba de las estancias ganaderas después de la fiesta del carnaval. El Cacique o algún integrante del Cabildo, llegaba a las estancias al son de la tambora a pedirles el cebo que guardaban, los estancieros entregaban lo solicitado, como muestra de servicio a la iglesia. Esta actividad que hasta cuando estuvo vigente, se la llamó PRIMINCIA.
En la actualidad, el cebo se lo recolecta del Matadero Municipal, lugar donde se faenéan las reses. Una persona del Cabildo está encargada de recogerlo diariamente, para luego entregarlo a los encargados de la elaboración de las velas quienes inmediatamente inician el trabajo artesanal.
Todo se inicia con el cocimiento del cebo, hasta que la grasa queda liquida, es en ese momento que se agrega una porción de cera de abeja, la cual le dará el punto adecuado para dar forma al producto, cuando este va enfriando. Entretanto, en varillas o gajos de cualquier árbol se amarran los pabilos de hilo, los mismos que en gran número, cuelgan en forma vertical, sobre los cuales se procede el vaciado de la grasa líquida y caliente, por lo menos diez veces o hasta completar el tamaño y grosor adecuado.
Una vez secado y endurecido el cebo, toma la forma característica de las tradicionales Velas de Semana Santa, muy requeridos por la feligresía que asiste a los rituales y ceremoniales religiosos en esta celebración mundial.
El cabildo habitualmente elabora para estas fechas una cantidad aproximada de 5.000 unidades. Su distribución es gratuita.